Seleccionar página

Cupcakes de limón y mousse de chocolate blanco

Personas:

4

Preparación:

Cocción:

Tiempo total:

medio

Ingredientes para

Cupcakes de limón y mousse de chocolate blanco

  • 125 g de mantequilla
  • 125 g de azúcar glas
  • 2 Huevos grandes batidos
  • 125 g de harina con levadura incorporada
  • 1 cucharada de nata para montar
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 5 g de ralladura de limón
  • 300 ml de nata para montar
  • 125 g de chocolate blanco
  • 3 hojas de gelatina neutra
  • 5 cucharadas de agua
  • 100 g de chocolate con leche
  • Como se hace la

    Cupcakes de limón y mousse de chocolate blanco

    Dificultad: Media

    Lo primero, encendemos el horno a 175ºC.


    Ponemos la mantequilla a temperatura ambiente en un bol con el azúcar. Batimos con una batidora de varillas hasta que este blanquecina y esponjosa.


    Añadimos los huevos y una cucharada de harina, para que no cuaje, y seguimos batiendo hasta que esté completamente integrado.


    Incorporamos el resto de harina y batimos hasta que la mezcla sea homogénea.


    Añadimos la cucharada de nata y batimos.


    Agregamos el zumo y la ralladura de limón. Continuamos batiendo.


    Repartimos la mezcla en cápsulas de magdalenas.


    Introducimos los cupcakes en el horno durante 20 minutos a 175ºC. Cuando estén hechos, los ponemos a enfriar en una rejilla.


    Mientras, preparamos la mousse blanco. Derretimos el chocolate blanco en el microondas, lo vamos metiendo de 30 en 30 segundos hasta que esté completamente deshecho y reservamos.


    En un vaso ponemos el agua, la metemos 45 segundos en el microondas. Añadimos la gelatina, removiendo hasta que esté completamente derretida.


    Añadimos la gelatina al chocolate y removemos.


    Ponemos la nata (es importante que esté bien fría) en un bol y la montamos.


    Cuando el chocolate esté templado, lo incorporamos a la nata y lo mezclaremos con movimientos envolventes. Tapamos el bol de la mousse y lo metemos a la nevera durante un mínimo de 4 horas.


    Siguiendo el mismo proceso que con el chocolate blanco, derretiremos el chocolate con leche.


    Cuando los cupcakes estén fríos los sacamos de las cápsulas. Sumergimos cada uno de ellos hasta la mitad en el chocolate derretido y los vamos poniendo sobre papel de horno. Dejamos reposar 4 horas.


    Una vez han transcurrido las 4 horas cogemos la mousse y la metemos en una manga pastelera a la que habremos puesto una boquilla.


    Cogemos la manga y poniéndola en vertical sobre el cupcake apretaremos hasta que se forme una especie de montañita y le rallaremos un poco de chocolate por encima.


    Servimos.


    Nutrición

    Más Recetas

    Pastas

    Carnes

    Postres